No dan el brazo a torcer: los fanáticos de la Bundesliga quieren que los escuchen

El problema en Alemania pica y se extiende.

Los fanáticos de distintos clubes de la Bundesliga siguen con su postura clara: no a la inversión extranjera. Después de las protestas en distintos estadios, los aficionados decidieron organizarse en una plataforma llamada Fan Scenes para que sus reclamos tomen más fuerza. Un representante de la organización aseguró que no dejarán de luchar hasta que logren un cambio.

Nuestra exigencia de una nueva votación transparente se conoce desde hace semanas. Se intenta silenciar a los aficionados, que tenemos la fuerza. No vamos a ceder y estamos dispuestos a luchar contra más traiciones e influencias externas negativas en nuestro fútbol,

explicó el portavoz de Fan Scenes en una entrevista para el medio Sportschau.

Esta serie de manifestaciones se da en medio de la aprobación por parte de los representantes de la Liga Alemana de Fútbol (DFL) para permitir el ingreso de capital privado en temas de derechos de marketing y televisivos. 24 de los 36 clubes entre la Primera y la Segunda División dieron luz verde a esta opción y desataron la tormenta a nivel nacional.

Si bien la intención es expandir el producto a nivel internacional, los seguidores de todos los clubes no quieren que suceda porque podría problema, ya que podrían perder el control de la competición. Este aspecto es bastante polémico en Alemania. Ya que los aficionados se jactan de que los clubes tienen la libertad de decidir cómo se mantienen a nivel financiero.

Según el portal DW, las empresas interesadas en comprar un porcentaje de los derechos son Blackstone, Advent, EQT y CVC, este último con experiencia en la Liga EA Sports de España. No obstante, esto solo provocó que los aficionados empezaran a mostrar su descontento, al punto que varios partidos tuvieron que ser detenidos por algunos minutos.

Los presentes en las gradas lanzaron pelotas de tenis y monedas de chocolate. En especial el famoso ‘Muro Amarillo' del Borussia Dortmund, sitio en el que se concentra la mayor cantidad de ultras, quienes decidieron tomar ese espacio para llenar de carteles.

¿Funcionó la presión?

Las protestas parece que están cerca de lograr su cometido. El presidente del Stuttgart, Claus Vogt, aseguró que no pueden ignorar lo que pasa en los recintos. Desde su punto de vista, el primer pasó está en escuchar lo que opinan los aficionados, a pesar de hacer algo novedoso en Alemania.

Estamos haciendo algo que nunca antes se había hecho en el fútbol profesional alemán y que lo cambiará. Si queremos tener éxito, independientemente del tipo de inversiones posibles, no debe haber ninguna duda sobre la legalidad de las inversiones ni de los votos. No debería haber ninguna posible violación del 50+1. No podemos permitirlo. Sin una legitimidad sólida no hay aceptación,

enfatizó el máximo dirigente de los Suabos.

Vogt no pide que se rechace la votación, sino que se haga una nueva. De esta forma podrían conocer si hay algún cambio en la perspectiva de otros clubes después de tantos parones en las últimas jornadas.

El análisis de los medios sobre la situación de la Bundesliga

El periodista Miguel Gutiérrez, especializado en el fútbol alemán, pasó por los micrófonos del Diario MARCA para hablar sobre esta situación. El nacido en Dortmund dejó claro que los reclamos no son para los clubes sino para la dirigencia de la DFL que es el ente que propuso este cambio. A su vez, reveló el principal miedo que tienen los fanáticos.

Lo que temen los aficionados es que sea el primer paso para que entren en los equipos inversores de países de los que no se fían, cayendo la regla del 50+1 por la que nadie puede comprar un club en Alemania, ya que sólo pueden tener el 49%. Los hinchas no quieren perder a sus equipos. Las asociaciones de fans tienen bastante poder y se buscará un acuerdo que contente a todos,

enfatizó el también comentarista de la Bundesliga en Canal Plus.

La regla del 50+1 establece que un club que decida entrar en el universo de equipos de la Bundesliga tiene que tener la mayoría de dominio sobre los derechos a la hora de votar para evitar que tengan influencias externas. Esto solo encontró excepciones en casos como el Leverkusen (propiedad de la empresa Bayer) y el Leipzig (propiedad de Red Bull).

Por último, recalcó que la Liga tendrá su justificación para actuar como quiere.

La DFL justificará que el dinero que percibirán va a ir a los clubes para fortalecerlos con buenos jugadores, que todos saldrán ganando manteniendo, entre otras cosas, los precios económicos de las entradas. La Liga quiere seguir desarrollándose y por eso necesita un inversor. El objetivo es crecer en el extranjero y por eso apostaron por esta opción,

finalizó.
Estás aquí: Inicio > Fútbol > Alemania > Bundesliga > No dan el brazo a torcer: los fanáticos de la Bundesliga quieren que los escuchen