Lo que les pasó – Joel Przybilla: el gran ‘Gorila Vainilla’, interior lambda por excelencia

La NBA es el lugar perfecto para hacer realidad los sueños de la infancia, pero también tiene una forma de apagar las luces incluso más rápido de lo que las enciende. Este verano, nos fijamos en nombres que nos resultan familiares, algunos más que otros, nombres que «nos suenan» pero que ya no son noticia. Historias que traen una dulce melancolía. Caso sin resolver Caso sin resolver pero en versión NBA, con la ambición de daros algunas sobre estos tipos que antes formaban parte de nuestra vida cotidiana. ¿Tercer episodio? Un tipo cualquiera, el Sr. Joel Przybilla.

«El mejor estilo es el que se olvida. No en vano los escritos de Stendhal le hicieron delicioso a los ojos de medio siglo de mujeres. Se basó en la verdad, utilizando todas sus facultades visionarias para lanzar un golpe literario, bien hecho. No en vano escribió El rojo y el negro. Una oda a Portland antes de tiempo, hogar de Joel Przybilla durante ocho de sus trece temporadas en la NBA. El mejor estilo es entonces el que se olvida. Muchos sólo se acordaron del hombre cuando se abrió este artículo. En la ficha de Joel Przybilla, promedios de carrera de 3,9 puntos en tiros del 55%, 6,2 rebotes y 1,4 tapones. Los Patos no temen por sus tres piernas. Pero sus 592 partidos jugados deberían, ocho años después del anuncio de su retirada, dejar huellas en la memoria de los aficionados. Estamos hablando de un tipo que cogió 26 rebotes en un solo partido, el segundo total más alto en la historia de Portland. Estamos hablando del interior titular de los Blazers bajo el mando de Brandon Roy. De un interior de 1,90 metros que sólo ha intentado tres tiros desde el aparcamiento en toda su carrera. De la novena elección del Draft 2000, seleccionado por los Bucks, que no decepcionaron ni sorprendieron. Hizo el trabajo, sin olas, con todas las ventajas y desventajas que esto implicaba. Era un excelente protector del aro, que a veces se convertía en el limpiabotas oficial de los equipos Boeing rivales: Amar'e Stoudemire, Baron Davis, J.R. Smith e incluso Omri Casspi ya han pasado por encima de él. El colmo de la banalidad, «Gorila de vainilla» tuvo lesiones que le enviaron definitivamente a la jubilación, incluida una en la rodilla derecha tras resbalar al entrar en su ducha. Un breve último baile en 2012-13 con Milwaukee (sólo 12 partidos jugados), y la NBA echó el telón a una carrera… lambda.

YouTube video

El 25 de agosto de 2014, Charley Walters -columnista de deportes del Pioneer Press – anuncia la retirada de Joel Przybilla tras trece temporadas en la NBA y 45 millones de dólares acumulado en el equipaje. Ocho años después, borrado de la memoria por la transparencia de su estilo, ¿qué ha sido del Gorila Vainilla? ¿Es uno de esos jugadores que encajan bolsas de arroz en su cuenta de Instagram? ¿Participa en alguna institución deportiva? ¿Pasa las tardes de los sábados entrenando al equipo de su hijo? ¿Tiene un hijo? No vamos a hacer de falso investigador, Joel Przybilla no deja absolutamente ningún rastro de su carrera posterior en las redes sociales, por la sencilla razón de que no tiene ninguno. La fórmula perfecta para descansar lejos de la prensa rosa, a la que nunca atrajo durante su etapa en la NBA. Básicamente, Joel es un fantasma para cualquiera que intente averiguar algo sobre él. Las últimas menciones que se han hecho de él son comparaciones con jugadores actuales, artículos sobre la nada del draft de 2000 o comentarios de aficionados que se divierten con su recuerdo. Nos encontramos con una historia muy divertida publicada el 22 de febrero de 2018 en los medios de comunicación Pasión de los Weiss. Un tipo cuenta que en el verano de 2004, acompañado de un amigo, conoció a Joel Przybilla en la tienda de su mujer, y que éste se negó a admitir que era Joel Przybilla. Al parecer, el interior estuvo a punto de golpear a los dos niños en la cara. Una escena completamente kamoulox, que puede ayudar a entender la infraexposición de su carrera posterior. Un tipo discreto, al que no le gusta la luz de los projos y que, a estas alturas, probablemente debería estar en un barco sacando carpas en el estanque de su pueblo.

Gorila Vainilla será recordado como un tipo tranquilo, que ahora vive una vida tranquila a la sombra de las cámaras a las que nunca volvió loco. No le deseamos una buena vida después, simplemente porque probablemente no nos lee. Necesitas una caja de internet para eso.

Apuesta en las Mejores Casas de Apuestas del 17 de Abril 2024

Betsson

Bono

$100

Betway Sport

Bono

CLP 100,000

Leovegas Sport

Bono

$1,000
Estás aquí: Inicio > Baloncesto > Lo que les pasó – Joel Przybilla: el gran ‘Gorila Vainilla’, interior lambda por excelencia