La epopeya de los Kings de 2002 – 20 años después: el final de la serie contra los Lakers, y un arbitraje del que aún se habla

Fue hace 20 años. Los Kings tuvieron la mejor racha de playoffs de su historia en la temporada 2001-02, que pasaría a la leyenda del baloncesto al perder la final de conferencia contra los Lakers. Dos décadas después, repasamos la aventura de un equipo muy especial, cuya historia se ha convertido en un clásico de los cuentos para dormir a los niños. Episodio cinco: Las finales de la Conferencia Oeste contra los Lakers, los dos últimos partidos que dieron la vuelta a la serie.

Los Kings de 2002 – 20 años después: las Finales de Conferencia contra los Lakers, del primer al quinto partido

El ambiente en el Staples Center el 31 de mayo de 2002 estaba lejos de ser festivo. Los Lakers perdían por 3-2 en la serie y parecían casi indefensos ante un equipo de los Kings lleno de corazón y decidido a compensar los desplantes de 2000 y 2001, temporadas en las que los mismos Lakers habían frenado su carrera hacia los playoffs. Hasta aquí el contexto. En la noche del partido, no hubo ausencias notables en ninguno de los dos bandos. Todos están allí, algunos para dar el golpe de gracia y otros para salvar su propio pellejo. ¿Un detalle que tendrá su importancia? Los nombres de los tres árbitros que pitarán este importante sexto partido: Dick Bavetta, Ted Bernhardt y Bob Delaney.

Así que el juego comienza, y de inmediato algunas cosas destacan un poco. El quinto partido no fue objetivamente una joya arbitral, pero el inicio de este partido está claramente un nivel por encima en cuanto a decisiones cuestionables. Por dónde empezar… Oh sí, Vlade Divac será expulsado. Por supuesto, el gigante de los Kings es un habitual de las seis faltas y se la pega a Shaq’. No obstante, cabe destacar que algunas de las acciones son muy, muy suaves si se comparan con el conjunto de la serie e incluso con lo que se pita normalmente en la NBA. ¿La segunda cosa sospechosa de este disco? Scot Pollard, alias la mejor arma defensiva de Sacramento, también es baja por acumulación de faltas. Es una pena, porque un defensa de su calibre era conocido por su juego limpio en aquella época. En segundo lugar, fue suspendido después de sólo once minutos. Una vez más, las faltas fueron muy leves, mientras que en el otro lado se aplicaron las normas de los Playoffs, es decir, las de un juego más bien duro y áspero. Para empeorar las cosas, Chris Webber también suele ser atrapado por la patrulla. No será excluido, pero se puede ver que con unas cuantas faltas en el reloj, el margen de acción se reduce considerablemente en ambos lados del campo.

YouTube video

Como te decíamos al principio de este artículo, los Reyes tienen corazón. Vlade y Scot están fuera, pero el Sac-Town aguanta y se dirige al último cuarto empatado. 75-75 y doce minutos por jugar para cambiar la historia de una franquicia para siempre. En esta explicación final, el arbitraje continúa su extrañísimo ballet, concediendo 27 tiros a los Lakers frente a sólo 9 por parte de los Kings. Por supuesto, esto tiene que ser puesto en contexto ya que los balones fueron enviados en su mayoría a Shaq’ por abajo, favoreciendo los pases en la línea para los Lakers. Una vez más, los Kings respondieron, llegando a los tres minutos finales con una ventaja de dos puntos (92-90) y la posesión para añadir al menos dos más a la cuenta. En esta jugada, otro elemento muy sospechoso por parte de las cebras: se concede un pase de Webber claramente sobrepasado por Robert Horry. Por supuesto, leer y analizar un movimiento así en tan poco tiempo es muy complicado. Sin embargo, la caída parece mucho más evidente que la propia falta, y son sobre todo los comentaristas del partido los que lo señalan, como Bill Walton -entonces asesor de ESPN-, que tiene muchas dudas: » Es un silbido muy malo» . Unas pocas posesiones más tarde, le tocó a Doug Christie ser sancionado por una falta muy leve con la mano en un tiro de Kobe Bryant, aunque Chris Webber le envió un gran escocés familiar al mismo tiempo. Por una vez, el Reparto de TV vuelve a cuestionar la validez de esta falta. ¿El último dato inquietante de este sexto partido? Durante una posesión para empatar el partido, Mike Bibby fue golpeado en la cara por el codo de Kobe Bryant y cayó al suelo frente a Bob Delaney, que no se inmutó. Sin embargo, Delaney no dudó en pitar una falta de Doug Christie en el saque de banda, que dio a los púrpuras y dorados la ventaja decisiva y la victoria del partido.

Inmediatamente después del partido, las reacciones fueron comprensiblemente bastante fuertes. En casi todos los medios de comunicación deportivos, los periodistas hacían preguntas, sobre todo acerca del último cuarto y su más que sospechoso arbitraje. El tema incluso dio un giro político cuando Ralph Nader -candidato del Partido Verde en las elecciones presidenciales de 2000- hizo un llamamiento a las autoridades estadounidenses. Estas son algunas de las cuestiones que se plantearon en su momento.

«Desde el punto de vista del arbitraje, este partido ha sido uno de los más unilaterales de los últimos diez años. Sólo en el último cuarto hubo al menos seis pitidos sospechosos contra los Kings.

– Bill Simons, reportero de ESPN

«Anoté en mi cuaderno seis faltas flagrantemente incorrectas, todas contra Sacramento, y todas en el último cuarto»

– Michael Wilbon, periodista del Washington Post

«Algo apesta en Los Ángeles, pero David Stern y los propietarios de la liga no escucharon».

– Ralph Nader, candidato a la presidencia de Estados Unidos.

En el séptimo partido, el encuentro volvió a ser reñido, con nada menos que 16 empates y 19 cambios de ventaja durante el partido. Por desgracia, los Kings tendrían demasiados problemas para recuperarse de esta dolorosa derrota en Los Ángeles y perderían el partido por 112-106. Las cabezas están inclinadas, lógicamente infelices, pero sobre todo llenas de frustración e incomprensión. Mientras tanto, los Lakers irán a por el triplete aplastando a los Nets por 4-0 en las Finales de la NBA. El resultado fue aún más amargo en Sacramento cuando se sabe que la serie fue muy competitiva y que los hombres de Rick Adelman estuvieron a punto de ganar.

¿Creías que íbamos a terminar sobriamente esta historia con eso? Bueno, este caso está lejos de haber entregado sus últimos secretos. En 2008, el caso fue completamente revivido por Tim Donaghy, un ex árbitro de la NBA inmovilizado por el FBI por amañar partidos mediante apuestas deportivas. Antes de que se anuncie su sentencia, el abogado de Donaghy envía un documento a los medios de comunicación con una información inquietante.

«Los árbitros A, F y G oficiaron en una serie de playoffs entre los equipos 5 y 6 en mayo de 2002. Era el sexto partido de una serie de siete, y una victoria del equipo cinco habría puesto fin a la serie. Sin embargo, el árbitro A le dijo a Tim que él y el árbitro F querían llevar la serie a siete. Tim sabía que los árbitros A y F eran «hombres dedicados» que siempre actuaban en el mejor interés de la NBA, y esa noche le convenía añadir un partido a la serie. Los árbitros A y F favorecieron en gran medida al Equipo 6. Las faltas personales fueron ignoradas incluso cuando se produjeron delante de los árbitros. Por el contrario, los árbitros pitaron faltas imaginarias para dar oportunidades de tiro libre al equipo 6. Sus pitos también provocaron la expulsión de dos jugadores del equipo 5. La preferencia de los árbitros por el Equipo 6 les llevó a la victoria esa noche, y el Equipo 6 consiguió finalmente ganar la serie.

– Declaración del abogado de Tim Donaghy

Así que. Vaya. Por supuesto, no será difícil para nadie asociar los equipos 5 y 6 con los Kings y los Lakers respectivamente. Lo mismo ocurre con los árbitros A, F y G. Muchos observadores han sugerido que Dick Bavetta es el árbitro A, pero hoy no hay pruebas de que lo sea. Como todo lo demás en este comunicado de prensa. Sobre el tema del querido Bavetta, Bill Simmons ha publicado una investigación igualmente inquietante sobre el hecho de que muchos partidos con oficios cuestionables en los años 90 y 2000 fueron manejados por el querido Dick. Por supuesto, el historial bastante turbio de Donaghy, así como su antiguo cargo de oficiante, refuerza en nuestro razonamiento emocional la sensación de que puede haber tenido acceso a este tipo de información altamente sensible. Y, por un lado, es cierto que un séptimo partido entre los dos grandes rivales del momento parece ser una ganancia económica para la liga: asientos, derechos de televisión, anuncios varios… asciende a decenas de millones de dólares. Si a eso le añadimos que son los Lakers, los más financiable de la liga, y tiene muchas razones para desear sobre el papel que se celebre un partido final. También hay que tener en cuenta la propia declaración de David Stern de 2004, que causó bastante revuelo en su momento: «¿Mi final ideal? Serían los Lakers contra los Lakers».. Bueno, no es la declaración más impactante en la carrera del Comisionado, admitámoslo. De hecho, el Comisionado fue muy claro en la declaración anterior: esto no es más que un intento desesperado de un hombre condenado a salir a la luz. Nadie llegará al fondo de esta historia, por lo que cada uno tiene su propia verdad sobre este partido que ya es un elemento permanente en la historia de la NBA. Los Kings nunca se recuperarán, y las secuelas nunca serán tan resplandecientes como aquella fabulosa temporada 2001-02.

¡Qué trato, qué historia! ¿Estaba el juego amañado? ¿Fue un truco sucio de la NBA, o simplemente fue obra de unos árbitros demasiado engreídos? En cualquier caso, parece que algo pasa en algún momento. La conclusión es que con este evento casi extradeportivo, los Reyes ya no tendrán la oportunidad de acercarse tanto al título.

Fuentes: ESPN, The Washington Post, Los Angeles Times, CBS Sacramento, Sport Illustrated, Bleacher Report.

Apuesta en las Mejores Casas de Apuestas del 27 de Febrero 2024

Betsson

Bono

$100

Betway Sport

Bono

CLP 100,000

Leovegas Sport

Bono

$1,000
Estás aquí: Inicio > Baloncesto > La epopeya de los Kings de 2002 – 20 años después: el final de la serie contra los Lakers, y un arbitraje del que aún se habla