Fue hace un año: los 50 puntos de Giannis Antetokounmpo en el sexto partido de las Finales de la NBA, la cumbre de un nuevo campeón

El verano de 2021 quedará grabado para siempre en nuestra memoria de aficionados. ¿Por qué? Porque el coqueteo entre julio y agosto nos habrá ofrecido casi al mismo tiempo las Finales de la NBA, la Agencia Libre, los Juegos Olímpicos, el Draft y la Liga de Verano. ¿Hablas en serio? Sí, así es. El estigma de este periodo de locura sigue ahí, un año después, tanto que hemos decidido, a lo largo de unos días, recordarle algunos de estos recuerdos aún presentes. 2021 en el IV, y empezamos literalmente con una de las actuaciones más legendarias de la historia de las Finales de la NBA: Giannis Antetokounmpo y la victoria de los Bucks en el sexto partido.

¿Qué estaba haciendo la noche del 20 al 21 de julio de 2021? Lo preguntamos porque cualquiera que no diga que está viendo el sexto partido de las finales de la NBA entre los Bucks y los Suns debe seguir lamentando haberse ido a dormir. Por eso es nuestro deber sacarlo a relucir de nuevo, para remover la olla porque fue una de las mejores actuaciones individuales de la historia de las Finales que se perdieron. Recuerda. Estamos en pleno mes de julio, a pocos días de los Juegos Olímpicos, y las eliminatorias de 2021 llegan por fin a su fin tras una temporada retrasada por la COVID. En el partido anterior, el quinto, Milwaukee ganó a domicilio (123-119), en la cancha de Phoenix, que ahora está obligado a hacer lo mismo para seguir creyendo. Giannis, que se enfrenta a un Devin Booker que viene de hacer un partido de 40 puntos a pesar de la derrota, tendrá que superarse a sí mismo para ganar el primer título de su franquicia desde 1971. Pero ¿qué más se puede pedir a un chico que ya está tirando 32/13/6 en los primeros cinco partidos? Pues tendrá que anotar 50 puntos en el 50 aniversario del título de los Bucks, además de 14 rebotes, 2 asistencias y 5 asistencias. Una actuación magistral, sensacional, de cuento… pero también salvaje, brutal, implacable. Esa noche, el friki griego se convirtió en un dios griego.

Hay quienes se quiebran bajo la presión, y quienes la utilizan para escribir las mejores páginas de su historia. Ese año, Giannis Antetokounmpo no estaba en la primera categoría. Apenas transcurridos los primeros segundos del partido, el hombre estaba en todas partes. En defensa, en primer lugar, con una primera tabla muy violenta sobre el pobre Mikal Bridges que claramente olvidó que el señor que le cobraba no era un miembro de la plantilla sino el DPOY del año anterior. En la ofensiva, entonces, donde termina en el círculo unos segundos después mientras Ayton juega en el Play. El tono está marcado. Milwaukee tomó rápidamente una ventaja de diez puntos, gracias a una defensa férrea combinada con un ataque que explotó las debilidades de sus rivales. Pero la tendencia iba a invertirse. Aprovechando la falta de dirección de los Daim, los Suns se desenrollan y provocan varias pequeñas carreras. Poco a poco, vuelven e incluso avanzan. Afortunadamente, Giannis está ahí. Físicamente por encima de sus defensores, el griego provocará muchas faltas, y convertirá la gran mayoría de los tiros que le acompañen. Con 17 puntos al descanso, limita el daño, y Milwaukee sólo va por detrás por cinco pequeños puntos.

La segunda parte del partido se convirtió en un recital, como pocas veces hemos visto. Y-uno, tiros de aparcamiento, penetraciones… exultante, Antetokounmpo anotará 14 de los primeros 18 puntos de los Bucks en el tercer cuarto. La intensidad del juego sube tres niveles. Jrue Holiday estuvo imperioso en su papel de lugarteniente, Brook López despertó para clavar su póster sobre Ayton, Bobby Portis incluso soltó un gran bloqueo… todo el equipo se puso a tono para volver a poner a Wisconsin por delante en un Fiserv Forum que se derrite. Sin embargo, a pesar de todos estos esfuerzos, Phoenix sigue ahí. Y al comienzo del último cuarto, los dos equipos están igualados. Jugadores, entrenadores y aficionados de todo el mundo lo saben: de una forma u otra, los próximos 12 minutos pasarán a la historia de la liga. Al principio indeciso, el enfrentamiento final se decantará a favor de Milwaukee, una vez más gracias a su jugador franquicia. Putback, contraataque, lanzamientos, toma, pase… Giannis sigue en modo apisonadora y va a hacer daño a Phoenix… mucho. En el otro lado de la cancha, no saben a quién recurrir. Si las hazañas de Chris Paul o Cameron Payne habían permitido hasta entonces que los Suns aguantaran, se hace demasiado difícil resistir. De vuelta a los cuatro puntos (96-100) a falta de un minuto para el final gracias a un tiro de Booker y dos tiros libres de Crowder, los Suns se van a cargar por fin al que había estado bastante discreto hasta entonces: Khris Middleton. Con un salto -tras un pase de Giannis, por supuesto- y luego dos tiros acertados, Khash Money doblará el maletín. Pero, simbólicamente, fue Giannis quien fue a la línea a falta de unos segundos para anotar su punto número 50, el último del partido, que le daría su primer anillo. Milwaukee es campeón de la NBA.

Y como de todos modos no te acostumbras, mójate el cuello, porque aquí tienes un recordatorio de la línea de estadísticas del hombre: 50 puntos, 14 rebotes, 2 asistencias, 5 asistencias con 16/25 en tiros, 1/3 en tiros de larga distancia y 17/19 en tiros. ¿Realmente nos damos cuenta de lo que es una tontería? Mamut, dantesco, histórico, las palabras se quedan cortas para describir esta actuación del señor Giannis Antetokounmpo. Por supuesto, no se olvida de las aportaciones del colectivo, sin las cuales la victoria no habría sido posible. Chicos como Jrue Holiday con sus 11 asistencias y 4 robos, Khris Middleton en 17/5/5/4 o Bobby Portis con sus 16 puntos al 60% en el tiro. Por parte de los Suns, es especialmente el último fallo de Devin Booker el que marca la diferencia : 19 puntos y 5 asistencias con 8/22 en el tiro, incluyendo un feo 0/7 en triples, es inevitablemente caro a este nivel. Chris Paul lo habrá intentado todo al terminar con 26 puntos en el 11/19Pero no sólo con la ayuda de Cameron Payne conseguimos forzar un séptimo partido en las Finales de la NBA. Ha pasado exactamente un año desde aquel legendario partido. Los Bucks no pudieron repetir la hazaña y defender su título este año, lo que fue impedido por los Celtics que estaban en una misión en ese momento. El futuro sigue siendo brillante en Wisconsin, donde los Bucks seguirán dominando los primeros puestos del Este.

Un año después, la herida sigue abierta entre los aficionados de los Suns, y no está claro que la última campaña de playoffs la haya cerrado. Pero incluso si Phoenix no pudo ganar el primer anillo en la historia de la franquicia en 2021, la franquicia todavía permitió que un gran juego – y una gran serie – se desarrollara ante nuestros ojos maravillados. Porque sí, los grandes jugadores sólo pueden revelarse contra grandes adversarios, a los que deseamos que lleguen rápidamente al Olimpo, donde les espera un Dios griego.

Apuesta en las Mejores Casas de Apuestas del 19 de Julio 2024

Betsson Sport

Betsson Sport

Bono

$100

Betway Sport

Betway Sport

Bono

CLP 100,000

LeoVegas Sport

LeoVegas Sport

Bono

$1,000
Estás aquí: Inicio > Baloncesto > Fue hace un año: los 50 puntos de Giannis Antetokounmpo en el sexto partido de las Finales de la NBA, la cumbre de un nuevo campeón